martes, 3 de mayo de 2011

EFT subrrogado o en sustitución

Una de las modalidades que más llama la atención a mis alumnos de EFT es el tapping subrrogado o en sustitución, puesto que te permite emplear la técnica cuando alguien no está presente o trabajar para una persona, animal e incluso objeto de manera sorprendente en muchos casos.

Aquí os traigo dos ejemplos de dos alumnas aventajadas del segundo nivel de EFT. ¡Déjate sorprender por los relatos!

pd: Sus nombres están obviados a petición personal de ambas.

Tapping para una lavadora “viejita”

Una de mis alumnas de segundo nivel me envío este divertido relato sobre cómo usar el tapping en sustitución para objetos inanimados. Entre las dos hemos preparado este artículo que estoy segura de que le encantará a aquellas personas que buscan nuevos retos para su práctica con EFT.

Relato de E.C.G:

Justo dos días antes de marcharnos de vacaciones ocurrió. Nuestra lavadora, que contaba ya con 13 años de edad, lo que traducido a la edad humana sería una lavadora centenaria, dejó de funcionar.

Con toda la ropa que necesitábamos llevarnos dentro, se negó a coger agua, el tambor no se movía y hacía ruidos terribles.

Ante la atónita mirada de mi marido cuando dije en voz alta: “Yo soy la lavadora” y me puse a hacer tapping… estas son algunas de las frases que utilicé.

  • Aunque ya estoy viejita y me siento cansada porque he trabajado mucho...
  • Aunque me han cargado mucho y me cuesta mover tanto peso...
  • Aunque tal vez necesite una puesta a punto...
  • Aunque tal vez alguna de mis piezas debería ser cambiada...

Después de un rato haciendo tapping, la lavadora comenzó a llenarse de agua y lavar normalmente.

Mi marido se sonreía y con guasa decía "pues igual hago yo tapping para unas cuantas cosas mías que no funcionan...".

¡Aquello ocurrió el pasado verano, y la lavadora sigue funcionando!

E.C.G

 

Tapping en sustitución para un gatito nervioso

“Tengo un gato de 11 meses, es un gato muy cariñoso, tranquilo y juguetón. Recientemente hicimos un viaje a la casa de mis padres y decidimos llevárnoslo con nosotros pues íbamos a estar cuatro días allí. Pasó los cuatro días intranquilo, con mucho estrés y miedo por todos los ruidos de la casa, desconocidos para él. Cuando volvimos a nuestra casa estaba diferente, todo le asustaba aunque fuera un ruido pequeño, se escondía debajo de la mesa y estaba menos cariñoso y juguetón que de costumbre.

Una noche lo cogí en brazos para sacarlo de la cocina, llevaba también una botella de agua, apagué la luz para ir al comedor y de repente el gato notó la botella y se asustó muchísimo, maulló con mucho miedo y dio un salto para irse corriendo a refugiarse debajo de la mesa del comedor.

Yo me sentí muy mal porque veía que estaba muy asustado y entonces decidí hacer tapping en sustitución para ayudarle.

  • “Aunque yo (nombre del gatito) tengo mucho miedo me amo y me acepto completa y profundamente”.

Yo notaba que el seguía asustado así que hice otra ronda:

  • “Aunque yo (nombre del gato) todavía tengo mucho miedo me amo y me acepto completa y profundamente”.

También hice tapping en el sentimiento de culpabilidad que yo tenía por haberlo llevado con nosotros y haberle hecho pasar ese estrés y miedo.

  • “Aunque yo me siento muy culpable por haberte llevado a la casa de mis padres y que te hayas sentido tan estresado y con miedo yo me amo y me acepto completa y profundamente”.

Hice otra ronda para el sentimiento de culpabilidad.

Al poco rato el gatito había salido de debajo de la mesa y estaba jugando con una de sus pelotitas.

Yo también me sentía mejor.

 

Este tapping nos ayudó a los dos en ese momento.

El gatito ha vuelto a ser el mismo, ya no se asusta tanto y está igual de tranquilo y cariñoso que antes de hacer el viaje.

S.G.M.

No hay comentarios:

Publicar un comentario